Percepción visual

Desde el nacimiento de la publicidad, y con ella la evolución del diseño gráfico como forma estratégica de comunicar, atraer y ganar la batalla frente a los competidores, el cómo se transmite una determinada información es trascendental para lograr persuadir y convencer de que nuestro producto es el mejor.

El diseñador gráfico tiene que ser una especie de arquitecto del espacio gráfico y debe distribuir los elementos en función de una estructura interna que tenga un significado, guía o intención coincidente con el mensaje que se quiera transmitir. Esta estructura será la responsable de la elección del color, de la elección de las imágenes o de la disposición de los bloques de texto.

Es por eso que la función del diseñador de intentar transmitir una idea, un concepto o una imagen de la forma más eficaz posible, tiene que pasar por el conocimiento de los elementos básicos de la composición, así como el de las leyes que guían la percepción de las cosas. Es decir, pasa por entender cómo vemos e identificamos la línea, el color, el contorno, la textura y entorno que tienen las cosas, dentro de un proceso físico y psicológico de los objetos.

A qué llamamos percepción?

Entendemos percepción como la impresión que tenemos del mundo exterior alcanzada exclusivamente por medio de los sentidos. La percepción está condicionada por el aprendizaje o conocimiento previo que tengamos de los objetos. Entonces, cómo se produce esta percepción? Pues se dan tres aspectos para ello:

  • Detección: el estímulo es captado por alguno de los órganos sensoriales.
  • Transmisión: los órganos sensoriales transforman la energía proveniente del estímulo en señales electroquímicas que son transmitidas como impulsos nerviosos al cerebro.
  • Procesamiento: el estímulo llega al cerebro donde es interpretado.

Son psicólogos alemanes de principios del siglo XX, que agrupados con el nombre de gestaltpsychologie (“teoría de la estructura” o de la “organización”) quienes sientan una sólida teoría filosófica de la forma. Estos ven insuficiente una sicología de los elementos y abordan una PSICOLOGÍA DE LOS CONJUNTOS, de las ESTRUCTURAS, de las FORMAS. Es así como nacen las Leyes de la Gestald.

 

LEYES DE LA GESTALD

 

Ley de proximidad

Cuando las partes de una totalidad reciben un mismo estímulo, se unen formando grupos en el sentido de la mínima distancia. Esta ordenación se produce de modo automático y, sólo por una resistencia del perceptor, o por otra ley contradictoria, puede anularse esta lectura.

Ley de igualdad o equivalencia

Cuando concurren varios elementos de diferentes clases, hay una tendencia a constituir grupos con los que son iguales. Si las desigualdades están basadas en el color, el efecto es más sorprendente que en la forma.

Ley de Prägnanz (L. de la buena forma)

Prägnanz es una palabra alemana de difícil traducción, que quiere decir algo así como “forma que transporta la esencia de algo”. La tendencia a Prägnanz es como la tendencia de una forma a ser más regular, simple, simétrica, ordenada, comprensible, memorizable… Por eso se  asocia a la expresión de “buena forma”.

Ley del cerramiento

La línea es un elemento del dibujo, una abstracción, y es difícil encontrarla aislada en la naturaleza, por ello, siempre se asocian al límite de una superficie, formando su contorno. Las líneas que circundan una superficie son captadas más fácilmente como unidad o figura, que aquellas otras que se unen entre sí. Las circunferencias, cuadrados o triángulos producen el efecto de cerramiento.

Ley de la experiencia

Esta es una de las leyes más discutidas ya que ataca cuestiones de fondo, la Gestalt defiende el nativismo, frente a la sicología asociacionista. El papel que desarrolla la madurez y la experiencia en el proceso de la visión no es simple, hay teorías que defienden la percepción como un producto del proceso de aprendizaje, en el que interviene el ambiente y la experiencia personal.

Cuando hay teorías largamente enfrentadas ocurre que acaban siendo ciertas las dos. En palabras de Fautz, de 1965: “¡La percepción es innata en el neonato, pero en gran parte aprendida en el adulto!

Ley de simetría

La ley de la simetría es una ley muy arraigada en el ser humano, cuya propia estructura fisiológica, también es simétrica en su plano vertical que lo divide en izquierda y derecha, pero no de arriba-abajo. En los animales y las plantas también existen leyes de simetría que ordenan las partes respecto a uno o más ejes.

Unas mismas formas, repetidas y simétricas, producirán buenas formas en sus oposiciones especulares, antes que en su igualdad paralela.

Ley de continuidad

Esta ley se constituye de elementos comunes a otras leyes. Tiene elementos de cierre, partiendo de la ley de cerramiento. Tiene las propiedades de la buena figura, toma elementos de la ley de experiencia, pues se decide por aquellas formas que tienen figuras reconocibles o son más familiares al perceptor, …

Y como características propias tiene la manera de presentar las formas, que se forman de manera incompleta, inconclusas, como abreviatura o esquemas de fácil interpretación.

Ley de figura-fondo

Esta ley es la de mayor fuerza y trascendencia de todas, porque puede considerarse que abarca todas las demás, ya que en todas late este principio organizativo de la percepción, observándose que muchas formas sólo se constituyen como figuras definidas cuando quedan como superpuestas o recortadas sobre un fondo más neutro.

 

Ahora que ya conoces las leyes de la Gestald, las cuales constituyen el alfabeto básico del lenguaje visual, y que de una forma consciente o inconsciente han sido tan usadas en el ámbito creativo, recoge al menos dos imágenes de cada una de ellas donde se aprecie de una forma clara a qué ley hace referencia, para después colocarlas de forma creativa en tu libro de artista.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.